Poemas

A comienzos del curso 2013/14   los miembros del Club de Lectura hemos decidido  dedicar un tiempo, juntos, a la POESÍA. Cada  día de reunión, los primeros minutos, uno de nosotros leerá un poema que él mismo ha elegido, justificando, si le parece oportuno, su elección. Esos poemas irán pasando a este rincón del Blog.



Los propios poetas han expresado, de modos diversos, lo que para ellos es la poesía y cómo se consideran en cuanto creadores de la misma. Por eso vamos a dejar a uno de los grandes, FEDERICO GARCÍA LORCA,que presida este rincón y nos diga que es un poeta


                       
                     "El poeta es un árbol
                       con frutos de tristeza
                       y con hojas marchitas
                       de llorar lo que  ama.


                        El poeta es el médium
                        de la Naturaleza
                        que explica su grandeza
                        por medio de palabras.


                        El poeta comprende
                       todo lo incomprensible
                        y a cosas que se odian
                        él hermanas las llama.


                        Sabe que los senderos

                        son todos imposibles
                        y por eso en lo oscuro

                        va por ellos con calma.

                            En los libros de versos,
                       entre rosas de sangre,
                       van desfilando tristes
                       y eternas caravanas
                       que hirieron al poeta

                       que lloraba en la tarde,
                       rodeado y ceñido

                       por sus propios fantasmas.

                           Poesía es Amargura,
                      miel celeste que mana
                      de un panal invisible

                      que fabrican las almas.



                      Poesía es lo imposible
                      hecho posible. Arpa
                      que tiene en vez de cuerdas

                      corazones y llamas.
                                         Poesía es la vida
                       que cruzamos con ansia
                       esperando al que lleve
                       sin rumbo nuestra barca.

                       Libros dulces de versos
                       son los astros que pasan
                       por el silencio mudo
                       al reino de la Nada,

                       escribiendo en el cielo
                       sus estrofas de plata.
                      ¡Oh, qué penas tan hondas
                       y nunca remediadas
                       las voces dolorosas

                          Que los poetas cantan!


56.Tú no las puedes ver. PEDRO SALINAS

- Pertenece a los POEMAS DE AMOR y fue publicado el 10 de Noviembre de 2008- Lo ha seleccionado Manolo Jiménez.


"Tú no las puedes ver;
yo, sí.
Claras, redondas, tibias.
Despacio
se van a su destino;
despacio, por marcharse
más tarde de tu carne.
Se van a nada; son
eso no más, su curso.
y una huella, a lo largo,
que se borra en seguida.
¿Astros?

no las puedes besar.
Las beso yo por ti.
Saben; tienen sabor
a los zumos del mundo.
¡Qué gusto negro y denso
a tierra, a sol, a mar!
Se quedan un momento
en el beso, indecisas
entre tu carne fría
y mis labios; por fin
las arranco. Y no sé
si es que eran para mí.
Porque yo no sé nada.
¿Son estrellas, son signos,
son condenas o auroras?
Ni en mirar ni en besar
aprendí lo que eran.
Lo que quieren se queda
allá atrás, todo incógnito.
y su nombre también.

(Si las llamara lágrimas,
nadie me entendería.)"



55. VIENTOS DEL PUEBLO



A propósito de la publicación de la obra completa y ampliada de la obra de Miguel Hernández de la mano de J. Riquelme  me ha parecido oportuno rescatar este poema que puede interpretarse  en clave bien actual de la situación española.( Isabel )

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un  pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.


Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera           
con la cabeza muy alta...


MIGUEL HERNÁNDEZ

54.SIN DIOS Y SIN VOS Y MI (Glosa)

  Hoy es Eduardo quien nos lleva hasta Jorge Manrique con esta hermosa glosa

Jorge Manrique( 1440-1479)
“Yo soy quién libre me vi,                         
yo, quién pudiera olvidaros,
yo soy el que por amaros
estoy, desque os conocí, 
sin Dios y sin vos y mi.

Sin Dios, porque en vos adoro;
sin vos, pues no me queréis;
pues sin mí, ya está de coro(1)
que vos sois quien me tenéis.

Así que triste nací,
pues que pudiera olvidaros;
yo soy el que por amaros
estoy, desque os conocí,
sin Dios y sin vos y mí”

 JORGE MANRIQUE

(1)        Ya es conocido


53.Aurora Fernández-Rius nos ofrece este poema  reflejo del momento actual

A TRAVÉS DEL DOLOR 

(De Un asombroso invierno, otoño 2017)

Nunca he olvidado el pescozón de un guardia
que con voz fuerte y seca me dijo en castellano:
Habla en cristiano, niño.
Hasta que tuve cuarenta años,
la policía, en Cataluña,
llevaba a cabo interrogatorios
y torturas. Tan sólo en castellano.
Pero a través de tanta humillación
amé a Ramón, a Luis, y las peores palabras,
las que más daño iban a causarme,
las escuché en mi lengua.

Antes que las palabras llegó algo.
Indestructible y suave.
Lúcido como nada alcanzaría a serlo.
Llegó desde un lugar que pienso que es la infancia.
A veces lo he sentido mezclado con la música.
Son diez o quince notas. Me conmueven,
pero no sé por qué ni desde cuándo.
Una tumba sin nombre a la que por amor
siempre he llevado rosas.

Es la fuerza y la luz de algo que ignoro.
Me avisa y me protege de algún lugar que no amo.
De un inútil rencor. De los otros. De mí.
De alguna peligrosa indiferencia.
De pronto me doy cuenta de que está en mis poemas.
Por eso los he escrito, también, en castellano.


A TRAVÉS DEL DOLOR (De Un hivern fascinant, otoño 2017)

Mai no he oblidat el clatellot d’un guàrdia
dient-me fort i sec: Habla en cristiano, niño.
Fins als meus quaranta anys, la policia
va fer interrogatoris i tortures.
Només en castellà.
Però a través de tantes humiliacions
he pogut estimar el Ramón, el Luis,
i les pitjors paraules, les que m’han fet més mal,
les he acabat sentint en la meva de llengua.

Abans que les paraules va arribar una altra cosa.
Suau i indestructible.
Tan lúcida com res mai no ho seria.
Va arribar des d’un lloc que penso que és la infància.
A vegades la sento barrejada amb la música,
com deu o quinze notes que de sobte em commouen,
però no sé per què ni des de quan.
Com si fos una tomba sense nom
a la que per amor sempre he dut roses.

És la força i la llum d’una cosa que ignoro.
M’avisa i protegeix d’algun lloc que no estimo.
D’una inútil rancúnia. De mi mateix. Dels altres.
D’alguna perillosa indiferència.
I de sobte m’adono que és en els meus poemes.
Que per això, també, els he escrit en Castellá


52.SI TÚ ME OLVIDAS. PABLO NERUDA

Isabel nos deja este bello poema de Neruda

QUIERO que sepas
una cosa.
Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

Ahora bien,
si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.
Si de pronto
me olvidas
no me busques,
que ya te habré olvidado.
Si consideras largo y loco
el viento de banderas
que pasa por mi vida
y te decides
a dejarme a la orilla
del corazón en que tengo raíces,
piensa
que en ese día,
a esa hora
levantaré los brazos
y saldrán mis raíces
a buscar otra tierra.


Pero
si cada día,
cada hora
sientes que a mí estás destinada
con dulzura implacable.
Si cada día sube
una flor a tus labios a buscarme,
ay amor mío, ay mía,
en mí todo ese fuego se repite,
en mí nada se apaga ni se olvida,
mi amor se nutre de tu amor, amada,
y mientras vivas estará en tus brazos
sin salir de los míos

51.LA MITAD DE MI VIDA. PEDRO RUIZ   


ALEJANDRO HENARES nos brinda esta reflexión a través de este  poema

La mitad de mi vida ya pasó
y confieso que no sé
si la viví o me vivió;
si morirá o moriré.
Amé a quien no me amó
y me amó a quien yo no amé.      
Hablé lo que no pensé 
y no pensé lo que hablé. 
Sufrí lo que no entendí,
entendí lo que no fue;
obrando, me equivoqué;
sintiendo, me confundí.                
Ignorando, proclamé,
sin saber, pontifiqué.
Fingiendo bondad, pequé.
Y, sin querer, acerté.
Con la memoria olvidé, 
con la lengua silencié, 
y en silencio descubrí
la mejor parte de mí.
Compré lo que no valió, 
valió lo que no compré.
Viajé por donde no fui
y no miré lo que vi. 
Presumiendo, atropellé, 
siendo modesto, fingí;
borracho me sinceré
y estando sobrio mentí.
Tuve, mas no poseí
las cosas que valoré.
Por el precio las medí
y no las consideré.
Reté a quien no me importó
y no reté a quien me hirió.
Y mi alma sucumbió 
al lujo, a la ambición.

Pero también, respiré,

50. La puttana andaluza.RAFAEL ALBERTI
                                 (Poema escénico)

Manuel Jiménez nos ofrece este poema: 



Señora, la conozco. ¿Dónde vive?
Por Dios, que he visto esos dos ojos negros,
esas caderas anchas, esa forma
de culear andando, esas dos tetas...
¿Que la ofendí? Perdón. Tanta sonrisa,
acompañada de tan claros dientes,
prueba que no, señora... ¿Es usted muda?
¿Quiere que lo adivine?
Buenos sapos, demonios y culebras
volaron siempre de su boca... ¡Vamos!
¡Culo de Satanás, no me lo niegue!
¡La puta de mi madre, qué osadía!
¿Qué no la he visto? ¿No compraba usted,
la otra mañana, nabos y cebollas,
papas, lechugas, huevos y tomates,
perejil y alcahuciles en la Piazza
della Moretta? ¿Cómo?
¿Que es un invento mío?
¿No estaba usted acaso la otra tarde
en la chiesa española,
Via di Monserrato, contemplando
la tumba de Calixto III y su sobrino,
aquel papa Alejandro que lidiaba
toros y damas con el mismo arte,
o tal vez sacudía usted el polvo
a las modestas flores de papel,
que humillan más la lápida que esconde
la osamenta del rey Alfonso XIII?
Bueno, bueno, por mí puede seguirse
pudriendo donde está... Yo sólo quiero
saber en dónde vive, si es la misma
que hace ya más de cuatrocientos años
se vino a Roma a ser jardín del hombre,
el coño puto y el meneo airoso,
desde el Campo de’ Fiori hasta Sant’Angelo,
curando el mal de Nápoles
a la misma columna de Trajano y haciendo
soñar al Tíber y temblar los puentes...
¿Tendré que preguntarlo a los canónigos,
al charlatán que miente en las esquinas,
al trapero, al herrero, al carpintero,
al que dora los santos y las vírgenes,
al barbero, al cestero, al ebanista,
a los gatos nocturnos
que encandilan sus ojos
en el mudo rincón de las basuras?
¿Cómo se llama? ¡Vamos! ¿Me lo dice?
Pienso que no ha podido, mi señora,
cambiarse de nombre, que es el mismo
que, desde León X a Giovanni
XXIII, viene dando
amor y gracia y júbilo y desplante
a estas calles y vicoli de Roma.
¿Lo dice? ¿No lo dice?
Ya que así me lo oculta,
se lo diré yo entonces, pregonándolo
como quien vende nardos y claveles,
manzanas y limones,
doradas, caracoles, bogavantes,
frutas frescas del mar y de la tierra.
¡Y se acabó el usted, señora mía!
Te llamas como siempre y para siempre
te seguirás llamando:
La Lozana Andaluza.

( Peligro para caminantes,1968)


ISABEL





Me permito hacerme presente el DÍA DEL LIBRO, con este poema. Lo elijo porque me gusta el autor, quizás también por la nostalgia de las raíces y porque siempre espero que del otoño florezca la primavera.



Puedes escucharlo pinchando en la flecha. ¡ Te gustará!



Aquí nació mi vida a la esperanza


y aquí esperó también que moriría;


ahora que vuelvo aquí, parecería


que el tiempo me persigue y no me alcanza.


Detiene otoño el paso a la mudanza


que en la luz, en el aire se extasía:


los árboles son llamas, su alegría


enciende ya mi bienaventuranza.


Todo pasó. Todo quedó lo mismo:


como si en este otoño floreciera,


 ardiendo en el fulgor de su espejismo,


última, para mí, la primavera;


abismo del no ser al ser abismo


la eternidad del tiempo prisionera




48.LA MANCHA. LOLITA AROCA

Antonia,nos ofrece este poema cuya autora:
Lolita Aroca  es albaceteña con una larga trayectoria como comunicadora. "Locutora de radio que trabajó en Radio Juventud y Radio Albacete y formó parte de programas como 'Silbando al trabajar', 'Entre amigos', 'Flamenco', y 'La hora de la nostalgia'"Ha sido ganadora de uno de los premios "Mujeres reconocidas 2015 en Albacete.

Ancha, grande, señorial
La estación primaveral
Alfombrando los sembrados
Borda tapices cromados
De belleza sin igual.

Junto a los campos labrados
De mi Castilla la Mancha
Llana, serena y galana
Entre la vid y el olivo
Yo voy soñando camino…

MIS CAMINOS DE LA MANCHA
Entre cardentas y espigas
Entre maizales y trigo
Es halago de poetas
Inspiración de pintores
Cuna de nuestros amores
Suspiro, oración de ascetas.

¡Dolor de nuestros dolores!
Luz que remonta la orilla.
¡Cuánto sol sobre tu frente!
¡Cuánto fruto en tus semillas!
¡Cuánto sudor en el surco
 Quemando a pasos la vida!


47.NO TE SALVES. MARIO BENEDETTI

Hoy es Aurora quien nos ofrece este bello poema y,como todos los de su autor,lleno de hondos sentimientos ¡Disfrutadlo en su propia voz!He insertado un vídeo. Pinchad sobre él.

No te quedes inmóvil
al borde del camino

no congeles el júbilo

no quieras con desgana

no te salves ahora

ni nunca

no te salves

no te llenes de calma

no reserves del mundo

sólo un rincón tranquilo

no dejes caer los párpados

pesados como juicios

no te quedes sin labios

no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahoray te llenas de calma

y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo

y dejas caer los párpados

pesados como juicios

y te secas sin labios

y te duermes sin sueño

y te piensas sin sangre

y te juzgas sin tiempo

y te quedas inmóvil


al borde del camino
y te salvas

entonces no te

quedes conmigo

Poemas del alma. MARIO BENEDETTI
46. JUAN CUERDA nos ofrece esta pieza poética.
Aunque sea archiconocido he querido incluirlo en  nuestro Club de Lectores  –que lo es tambien de amigos– este poema de Miguel Hernández, porque me parece el más bello canto a la amistad que se haya escrito. 


ELEGÍA

   

 (En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto    como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería)



Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano.



Alimentando lluvias, caracolas

y órganos mi dolor sin instrumento,

a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado,

que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,

un hachazo invisible y homicida,

un empujón brutal te ha derribado.



No hay extensión más grande que mi herida,

lloro mi desventura y sus conjuntos

y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,

y sin calor de nadie y sin consuelo

voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta

de piedras, rayos y hachas estridentes

sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con mis dientes,

quiero apartar la tierra parte a parte

a dentelladas secas y calientes.




Quiero minar la tierra hasta encontrarte

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al amarillo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás las sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y tus abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a tu campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
  
45.FRANCISCO NIEVA

Aurora Fernández  hace un pequeño homenaje a Francisco Nieva  ofreciéndonos un poema  sobre el arte que él tanto practicó:el  teatro.

Francisco Nieva (Valdepeñas, Ciudad Real, 1924-madrid, 2016) murió el pasado noviembre,a los 91 años . En su currículum sobresalen el Premio Príncipe de Asturias 2011, dos nacionales de Teatro en 1980 y 1992 y el sillón J de la RAE. También la eterna candidatura al Cervantes que nunca llegó, y que mucho mereció. "Me importa más Cervantes que el Cervantes", contaba a El Confidencial en una de sus últimas entrevistas con motivo del estreno de 'Salvator Rosa o El artista'

"EL ARTE ES UNA FORMA DE SALVACIÓN"


El teatro es vida alucinada e intensa.
No es el mundo, ni manifestación a la luz del sol,
ni comunicación a voces de la realidad práctica.
Es una ceremonia ilegal,
un crimen gustoso e impune.
Es alteración y disfraz:
Actores y público llevan antifaces,
maquillajes,
llevan distintos trajes...
o van desnudos.
Nadie se conoce, todos son distintos,
todos son "los otros",
todos son intérpretes del aquelarre.
El teatro es tentación siempre renovada,
cántico, lloro, arrepentimiento, complacencia y martirio.
Es el gran cercado orgiástico y sin evasión;
es el otro mundo, la otra vida,
el más allá de nuestra conciencia.
Es medicina secreta,
hechicería,
alquimia del espíritu,
jubiloso furor sin tregua. 


44BENEDETTI







Mariana selecciona, en esta ocasión, dos poemas de este admirado autor que son un reflejo de su riqueza lingüística y su originalidad. disfrutadlos





BOCAS
¿Dónde empieza la boca?
¿en el beso?                                   
¿en el insulto?
¿en el mordisco?                                               
¿en el grito?
¿en el bostezo?
¿en la sonrisa?
¿en el silbo?
¿en la amenaza?
¿en el gemido?
Que te quede bien claro
donde acaba tu boca
ahí empieza la mía.

PAPEL EN BLANCO

Miré el papel en blanco/ yo tenía
palabras y palabras y palabras
pero ninguna de ellas me servía.
probé con vendaval arroyo tedio
vislumbre maderamen injusticia
besos de lengua árbol hemorragia
memoria cueva patriarcado hambruna
palabras que otras veces me sirvieron
para encender el fuego o apagarlo
tuve que descansar de tanta búsqueda
la mente en blanco y el papel sin nada
afuera muy afuera sonó un piano
y después un violín que maravilla



43MAESTRO. A ANDRÉS GUERRERO

Eduardo, fiel así mismo, nos ofrece este poema del autor albaceteño Rubén Martín

El lo explicaba dando forma al aire  
con sus manos precisas,
 dibujando                     
estelas de emoción en el polvo prendido
de luz,
como el río que explica su remanso
con el peso y la precisión del agua.

“Un libro es un camino hacia tus sueños”,
Decía siempre. Piénsalo: sí lo abres,
olvídate del tiempo de vivir
y vuela hacia los límites del hombre
en el margen del mundo”

Y al hablarnos, sus ojos se entornaban
en un lecho de paz mientras sus manos
abrazaban la pipa de madera.

Lo recuerdo en las tardes de colegio,
las que no volverán, las que se fueron,
las que han de resistir en la memoria,

42.EL SITIO DE MI RECREO. ANTONIO VEGA

          Alejandro Henares, tertuliano ocasional, nos deja este poema y los motivos por los que nos lo ofrece
El Premio Nobel de Literatura concedido a Bob Dylan es el reconocimiento al empleo del lenguaje con particular sensibilidad para la metáfora que trastoca las ideas establecidas. El último Premio Nobel por fin se ha otorgado con justicia a una parcela de la literatura hecha de una magnifica opacidad, espirales de metáforas personales, crónicas de visiones crepusculares, destellos de intuiciones intransferibles. Tal vez por eso este Premio Nobel mantendrá su magnetismo a lo largo de los años: este galardón describe el poder balsámico de la experiencia vivida intensamente mientras reserva claves y revelaciones para el lector y el oyente obsesivo. 

Y para reivindicarlo aquí os dejo la letra de otro gran letrista cuyas canciones podrían formar parte de un libro de texto de lengua española. Es Antonio Vega, un poeta fin de siglo. Antonio Vega, se ha convertido con el paso de los años en un emblema, en una fuente de inspiración, en un ejemplo. Compositor exquisito y cantante idóneo, las canciones de Antonio Vega tienen cualidades raras en el más hermoso sentido de la palabra. Misterio, sorpresa, un cercano alejamiento del mundo interior, una luz oscura que ilumina pero sólo deja adivinar...  es el arcano de Antonio Vega, el enigma hecho música y literatura, como el último Premio Nobel, Bob Dylan.

Donde nos llevó la imaginación

Donde con los ojos cerrados
Se divisan infinitos campos

Donde se creó la primera luz

Germinó la semilla del cielo azul
Volveré a ese lugar donde nací

De sol, espiga y deseo

Son sus manos en mi pelo
De nieve, huracán y abismos
El sitio de mi recreo

Viento que en su murmullo parece hablar

Mueve el mundo y con gracia le ves bailar
 y con él el escenario de mi hogar

Mar bandeja de plata, mar infernal

Es un temperamento natural
Poco o nada cuesta ser uno más

De sol, espiga y deseo

Son sus manos en mi pelo






 41.              ESCUELA Y MAESTRO

        A mi primer maestro D. Fidel Escribano



Recuerdo aquella escuela

y a mi primer maestro.

Las infantiles luces

de evanescentes tiempos.



En las mañanas albas

en un sillón austero

aquel maestro sabio

era mi Magisterio.



Los pupitres humildes,

los baratos cuadernos,

la posguerra, unos niños

junto a mí en el silencio.



Qué prodigio de hacernos

memorables conceptos,

caligrafía de números

y de brillantes verbos.



Por el tiempo que pasa,

la brisa del recuerdo.

Estoy solo en la escuela

con mi primer maestro.

  

Ramón Bello Bañón (Almansa, Albacete, 1930)

Cedido para “Una tarde parda y fría” – Museo del Niño 2014


40. Ya se ha asomado este poeta manchego a nuestras páginas.Hoy nos vuelve a llevar a sus orígenes.



ERA NIÑO EN LA RODA



Cuando apunté la uva,

cuando cogí la rosa

del azafrán manchego,

cuando a una mariposa

la perseguí en las eras;

era niño, otra cosa.



Cuando en la viña

doblaba las corvas

haciendo el hoyo,

o hacía las rondas

con el trillo en las parvas;

era niño, otra cosa.



Cuando en aquel taller

preparaba la cola

o sujetaba el palo

o andaba la garlopa,

carpintero incipiente;

era niño, otra cosa.



Pero ahora

papeles y palabras,

el teléfono y la hora

son amos insolentes

en un río de zozobras.



La soledad te cerca,

el sueño se entrecorta,

el pecho se fatiga

¡cansado ya en la aurora!



Esto soy. Lo que queda

de un niño de La Roda

que estrenó en este Parque

el olor de las rosas.



Algunas cicatrices,

alguna cabra coja,

mirar hacia adelante

y a la espalda la obra.



Algunas poesías,

unas pequeñas prosas,

la vida hecha pedazos

Como un pan de La Roda,

para llegar a todos

con el amor por norma.



Con no pocos fracasos

en esta vida loca;

soy un bancal de trigo

con muchas amapolas.





Esto soy. Recuerdos vivos
entre juego de sombras,
ya con hijos de hijos
de otra tierra española.

Pero yo, más que nunca,
DEL BARRO DE LA RODA.

Esto sé: cuatro palabras
aprendidas entre espinas y rosas,
y sentidas,
apenas lo de siempre,
con un poco de ahora.

Pero yo, más que nunca,
DEL BARRO DE LA RODA.

Llevadme a ese barro
cuando llegue mi hora.

 Juan José García Carbonell (La Roda, Albacete,1923-1999)
Cedido para “Una tarde parda y fría” – Museo 


39. Lourdes nos propone este poema de Lorca hermoso como todos los suyos:


SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR



Yo pronuncio tu nombre
En las noches oscuras

Cuando vienen los astros

A beber en la luna

Y duermen los ramajes

De las frondas ocultas.

Y yo me siento hueco

De pasión y de música .

Loco reloj que canta

Muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre

En esta noche oscura,

Y tu nombre me suena

Más lejano que nunca.

Más lejano que todas las estrellas

Y más doliente que la mansa lluvia.

Te querré como entonces   



¿Alguna vez? ¿Qué culpa

Tiene mi corazón?

Si la niebla se esfuma,

¿Qué otra pasión me espera?

¿Será tranquila y pura?

¡¡Si mis dedos pudieran

Deshojar a la luna!!



Federico García Lorca

Libro de poemas (10-11-1919)




38Carmen Moreno nos ofrece este soneto  de Lope de Vega que se explica por sí mismo


¿QUÉ TENGO YO, QUE MI AMISTAD PROCURAS? Lope de Vega

   ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?

¿Qué interés se te sigue Jesús mío,
que a mi puerta cubierta de rocío
pasas las noches del invierno oscuras.

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras,
pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
si de mi ingratitud el hielo frío
secó las llagas de tus plantas puras.

                                                               ¡Cuántas veces el ángel me decía:

“Alma asómate ahora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía”!

¡Y cuántas, hermosura soberana,
“Mañana le abriremos”, respondía,
Para lo mismo responder mañana! 

37.    Gracias a La Vida -Violeta Parra-
     Manolo y Juan  nos han recitado, al alimón, este hermoso poema.            ¡ Disfrutadlo!


  "Gracias a la vida es una popular canción de inspiración folclórica chilenaf compuesta e interpretada por la cantautora Violeta Parra (1917-1967), una de las artistas que sentó las bases del movimiento artístico conocido como la Nueva Canción Chilena. La canción abre su álbum Las últimas composiciones (1966), el último publicado por Violeta antes de su suicidio, ocurrido el 5 de febrero de  1967".



Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
Perfecto distingo lo negro del blanco,
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
Graba noche y día grillos y canarios;
Martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
Y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario,
Con él las palabras que pienso y declaro:
Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados;
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos, montañas y llanos,
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.                          

Gracias a la vida que me ha dado tanto.                          

Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano;
Cuando miro el bueno tan lejos del malo,                 
Cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
Los dos materiales que forman mi canto,
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos, que es mi propio canto.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.

36. Antonia ha elegido este poema que, no por conocido, deja de ser un gozo releerlo
      
PARÁBOLA. ANTONIO MACHADO

Era un niño que soñaba  
un caballo de cartón. 

Abrió los ojos el niño 
y el caballito no vio. 

Con un caballito blanco 
el niño volvió a soñar; 
y por la crin lo cogía... 
¡Ahora no te escaparás! 
Apenas lo hubo cogido, 
el niño se despertó. 

Tenía el puño cerrado. 
¡El caballito voló! 
Quedóse el niño muy serio 
pensando que no es verdad 
un caballito soñado. 
Y ya no volvió a soñar.              
 
Pero el niño se hizo mozo 
y el mozo tuvo un amor, 
y a su amada le decía: 
¿Tú eres de verdad o no? 

Cuando el mozo se hizo viejo 
pensaba: Todo es soñar, 
el caballito soñado 
y el caballo de verdad. 

Y cuando vino la muerte, 
el viejo a su corazón 
preguntaba: ¿Tú eres sueño? 
¡Quién sabe si despertó! 


35. Aurora Fernández-Rius nos ofrece este precioso, profundo y triste poema. No perdáis la ocasión de escucharlo en la voz de  Paco Ibañez o Mercedes Sosa a través de Youtube.


   “Palabras para Julia”, de José A.Goytisolo


José Agustín Goytisolo dedicó a su hija el que después sería su poema más conocido: Palabras para Julia, del que además hicieron versiones musicales Los Suaves, Paco Ibáñez, Mercedes Sosa… Un poema asombrosamente doloroso en su intento por dar a su hija un aliento que finalmente él no logró encontrar (se suicidó en 1999).

PALABRAS PARA JULIA


Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable.

Hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido.

Yo sé muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.
Goytisolo con su hija Julia

La vida es bella, ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada.

Pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otra gente.

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.

Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es
será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte
nada más pero tú comprende
que yo aún estoy en el camino.

Y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.

 34.ACUARELARAFAELA LILLO MORENO 



Gloria, nuestra compañera, descubrió a Rafaela y está enamorada de su poesía. Ya nos ofreció "La semilla del tiempo" en la primera aportación a esta sección. Hoy nos trae "Acuarela" otro hermoso poema.Esta docente tiene  varias publicaciones sobre la enseñanza-aprendizaje de la Lengua Española; muy interesantes son  sus talleres de poesía


Corre delante la vida en una continua danza;
danza de sombras y luces, en claroscuro grabadas,
que componen la acuarela que descubre la mirada.

La vida pinta veredas rectas, breves, lisas, claras,
veredas de amaneceres, de par en par las ventanas;
veredas que se recorren aunque anegue la nostalgia;
veredas de amistad, del amor como atalaya,
 de las caricias de alondra, de la ternura que abraza
cerrando fuerte los brazos cuando la vida  desgarra;
veredas de aquel amor o el desamor con que acaba:
Frutos de gusto agridulce, vientos de brisa calmada.

Pero la vida en su avance deja huellas escarlata,
huellas de fino cuchillo, como si fuesen de garra
arañando con las uñas aquello que no se calla.
Son huellas de tierra dura, de daño duro en el alma;
el fragor de la tormenta sin dintel para la calma;
el sudor que te recorre cuando la sombra te alcanza,
 Y  sobre todas las huellas una que quema y que marca,
como aguijones en celo, como puñal por la espalda,
como agujas en los ojos como la sonrisa helada
con que se adornan los labios que nunca reciben nada;
una huella siempre en sombras: la muerte de la esperanza.


Algo más. Ese mosaico que el camino nos depara
hay que recorrerlo a pie, paso a paso, con la cara
al descubierto, aunque el fuego se nos prenda en las pestañas.

Por límite, el horizonte donde la mirada alcanza



33. ¡QUÉ GRAN POETA!  CESAR AGUILAR GARRIDO   



En este mi turno, dice Juan Cuerda, de proporcionar un poema para incluirlo en el blog de nuestro Club de Lectura, vuelvo a dedicarlo al que fue gran poeta local y gran amigo César Aguilar Garrido por el que siento tanta admiración como la que él sentía por otro vate albacetense. Ismael Belmonte.





(En memoria de Ismael Belmonte desde Ia emocionada lectura de sus

poemas, y con el sentimiento de no haberlo sabido encontrar por los

caminos de la vida.)



"Y mi Mancha echa cruz, hecha rastrojo,

Clavándoseme está dentro del pecho

Llenándome de fe siendo un despojo."

I.B.





Vida, voz, venero sueño,

brisa, llano, luz, querencia,

galera, romero, mosto,

otero, trigal, mistela,

pregón, horizonte..¡pueblo!

Dios mío ¡qué gran poeta!



Hoy he sentido en la piel

un zarpazo de poemas

clavados a hierro y viento,

marcados a fuego y tierra,

Hoy, el hervor de tu sangre

de ababoles y veredas

recalienta los adentros

y me desborda las venas.

Hoy he comido Ia hogaza

de tus sueños y tus penas,

como el pobre que rebaña

Ias migajas de su cena.

Hoy he bebido en la fuente

de tu voz sencilla y tierna

el vino de una amistad

imposible, pero cierta.

Huérfano soy de tus versos

mas me queda como prenda

eI pan de tu aliento puro

de harina blanca y cerceña.

¡Qué versos de cal y canto...!

Dios mío, ¡qué gran poeta!



Ponte Ia boina Ismael

sobre tu noble cabeza,

no se te meta en las sienes

la escarcha de lqs estrellas.

Y en los sagatos del cielo

echa sarmientos y cepas

para asar, como Dios manda,

unas cuantas chuletejas.

Y luego, con parsimonia,

gozando Ia rescoldera

empina eI codo y apura

un trago por nuestra cuenta.



Échate al campo, Ismael,

q lq luz de las esferas

por caminos de luceros

con tus abarcas de seda,

y recorre las besanas

con las alforjas a cuestas.

Llena sus surcos de versos

siembra siempre.

              Siembra.

                          Siembra.

Siembra tu voz en el viento

con palabras como almendras.

Siembra, como siempre hiciste,

eI amor a nuestra tierra,
¡que no habrá mejor sazón
ni más noble sementera!
Y busca por aIIí, busca
con tu tozudez manchega
al Alfarero que al barro
dio su vida a manos llenas;
y, hasta que no lo encuentres
ponte eI Cielo por montera.

Y cuando topes con Dios,
si es que por fin lo encuentras
háblale, como tú sabes
de nuestras cosicas buenas:
de aldeas, trillos, arados,
ubios, surcos, rastrojeras,
espigas, rejas, tinajas
y de tortas gazpacheras.
Y convídalo si quieres
a un buen trago, a bota llena,
de vino trullo y retinto
savia y sangre de esta tierra.
Espérame allí, Ismael
que, para cuando me muera
tengo pedido un asiento
a tu misma costanera,
para escuchar de tus labios
eI mejor de los poemas:
eI que brota de tu pecho
como torrente de piedra...
pueblo, sentimiento amor,
siembra, sudor y cosecha.

De ese pechazo en que cupo
de un golpe, La Mancha entera.

¡Qué gran poeta, mi madre!
¡Dios mío... qué gran poeta!



32.    EL PIYAYO. JOSÉ CARLOS DE LUNA


Este poema ha sido seleccionado por Manuel Jiménez. Aunque sea conocido no deja de expresar sentimientos que llegan muy hondo y , a mi parecer, esa es una nota de la buena poesía

¿ Tú conoces al “Piyayo”,
un viejecillo renegro, reseco y chicuelo;
la mirada de gallo
pendenciero
y hocico de raposo
tifioso…,
que pide limosna por “tangos”
y maldice cantando “fandangos”
gangosos…?
¡A chufla lo toma la gente,
y a mí me da pena
y me causa un respeto imponente!
Ata a su cuerpo una guitarra,
que chilla como una corneja
y zumba como una chícharra
y tiene arrumacos de vieja
pelleja.
Yo le he visto cantando,
babeando
de rabia y de vino
bailando
con saltos felinos,
tocando, a zarpazos,
los acordes de un viejo “tangazo”:
Y el endeble “Piyayo” jadea,
y suda…, y renquea,
y, a sus contorsiones de ardilla,
hace son la sucia calderilla.
¡A chufla lo toma la gente!
A mi me da pena
y me causa un respeto imponente.
Es su extraño arte
su cepo y su cruz,
su vida y su luz,
su tabaco y su aguardientillo…,
y su pan y el de sus nietecillos;
“churumbeles” con greñas de álambre
y panzas de sapo,
que aúllan de hambre
tiritando bajo los harapos;
sin madre que lave su roña;
sin padre que “afane”,
porque pena una muerte en Santoña;
sin más sombra que la del abuelo…
¡Poca sombra, porque es tan chicuelo!
En El Altozano
tiene el cuchitril
-¡a las vigas alcanza la mano!-,
y por lumbre y por luz un candil.
Vacía sus alforjas
-que son sus bolsillos-.
Bostezando, los siete chiquillos
se agrupan riendo.
Y, entre carantoñas, les va repartietído
pan y pescao frito
con la parsimonia de un antiguo rito:
-¡Chavales!
¡Pan de flor de harina!…
Mascarlo despasio.
Mejó pan no se come en palasio.
Y este pescaito, ¿ no es ná?
¡Sacao uno a uno del fondo der má!
¡Gloria pura é!
Las espinas se comen tamié’,
que to es alimento…
Así…, despasito.
Muy remascaíto.
¿ No yores, Manuela!
Tú no pués, porque no tienes muelas
¡Es tan chiquitita mi niña bonita!…
Así despasito.
Muy remascaito,
migaja a migaja -que dure-,
le van dando fin
a los cinco reales que costó el festín.
Luego, entre guiñapos, durmiendo,
por matar el frío, muy apiñaditos,
la Virgen María contempla al “Piyayo”
riendo.
Y hay un ángel rubio que besa la frente
de cada gitano chiquito.
¡A chufla lo toma la gente!…
¡A mí me da pena
y me causa un respeto imponente!

 Mariana nos trae a este poeta inagotable porque aunque romances como éste sean conocidos siempre pueden desperar sentimientos no vividos en lecturas anteriores.






31. ROMANCE SONÁMBULO. Federico García Lorca








Verde que te quiero verde.       


Verde viento. Verdes ramas.

El barco sobre la mar

y el caballo en la montaña.



Con la sombra en la cintura

ella sueña en su baranda,

verde carne, pelo verde,

con ojos de fría plata






Verde que te quiero verde        

Bajo la luna gitana,

las cosas la están mirando

y ella no puede mirarlas



Verde que te quiero verde.

Grandes estrellas de escarcha,

vienen con el pez de sombra

que abre el camino del alba.



La higuera frota su viento

con la lija de sus ramas,

y el monte, gato garduño,

eriza sus pitas agrias.




¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?

Ella sigue en su baranda,

verde carne, pelo verde,

soñando en la mar amarga.



Compadre, quiero cambiar

mi caballo por su casa,

mi montura por su espejo,

mi cuchillo por su manta.



Compadre, vengo sangrando,

desde los puertos de Cabra


–Si yo pudiera, mocito,

este trato se cerraba.



Pero yo ya no soy yo,

ni mi casa es ya mi casa.

–Compadre, quiero morir,

decentemente en mi cama.



De acero, si puede ser,

con las sábanas de holanda.

¿No ves la herida que tengo

desde el pecho a la garganta?

–Trescientas rosas morenas

lleva tu pechera blanca.



Tu sangre rezuma y huele

alrededor de tu faja.


Pero yo ya no soy yo,

ni mi casa es ya mi casa.



–Dejadme subir al menos


hasta las altas barandas,

¡dejadme subir!, dejadme

hasta las verdes barandas.



Barandales de la luna                

por donde retumba el agua


Ya suben los dos compadres

hacia las altas barandas.


Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.

Mil panderos de cristal
herían la madrugada.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.

Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.

–¡Compadre! ¿Dónde está, dime?  ¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.


Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.                 

Guardias civiles borrachos     
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña



30 .“LA NANA DE LA CEBOLLA” Miguel Hernández

Mercedes Córcoles nos recuerda esta bella, profunda y triste poesía del siempre recordado Miguel Hernández.



Esta poesía, “LA NANA DE LA CEBOLLA”, del poeta Miguel Hernández, la escribió cuando estaba en la cárcel. Está dedicada a su hijo, a partir de recibir una carta de su mujer, en la que decía que no comía nada más que pan y cebolla. Hasta el verso 49, relata que la pobreza es tal, que su niño recién nacido se amamantaba con una leche impregnada del sabor de la cebolla, y también le cuenta a su hijo que él le da fuerzas para resistir.

En la segunda parte le pide a su hijo que nunca deje de tener la inocencia de ser niño…



“ LA NANA DE LA CEBOLLA”




La cebolla es escarcha                                                      

cerrada y pobre:

escarcha de tus días

y de mis noches.

Hambre y cebolla:

hielo negro y escarcha

grande y redonda.





En la cuna del hambre

mi niño estaba.

Con sangre de cebolla

se amamantaba.

Pero tu sangre,

escarchada de azúcar,

cebolla y hambre.



Una mujer morena,

resuelta en luna,

se derrama hilo a hilo

sobre la cuna.

Ríete, niño,

que te tragas la luna

cuando es preciso.



Alondra de mi casa,

ríete mucho.

Es tu risa en los ojos

la luz del mundo.

Ríete tanto

que en el alma al oírte,

bata el espacio




Tu risa me hace libre,


me pone alas.

Soledades me quita,

cárcel me arranca.

Boca que vuela,

corazón que en tus labios

relampaguea.



Es tu risa la espada

más victoriosa.

Vencedor de las flores

y las alondras.

Rival del sol.

Porvenir de mis huesos

y de mi amor.



La carne aleteante,

súbito el párpado,

el vivir como nunca

coloreado.

¡Cuánto jilguero

se remonta, aletea,

desde tu cuerpo!





Desperté de ser niño.

Nunca despiertes.

Triste llevo la boca.

Ríete siempre.

Siempre en la cuna,

defendiendo la risa

pluma por pluma.



Ser de vuelo tan alto,

tan extendido,

que tu carne parece

cielo cernido.

¡Si yo pudiera

remontarme al origen

de tu carrera!



Al octavo mes ríes

con cinco azahares.

Con cinco diminutas

ferocidades.

Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes


29. Ya llegamos al poema número 29. Eduardo nos ofrece un poema de uno de nuestros grandes poetas. Adentraos  en su contenido:

PLAYA IGNORANTE

Vicente Aleixandre


Entrar sin música en el mar vengo del mundo 


del mundo o del agotamiento
No pido espinas ni firmeza arenas ignoradme
Vengo soltando música por los talones verdes
algas del mar no agitéis vuestros odios
no adormezcáis la onda hecha un lecho de luna
donde yo me distienda olvidando mi peso

Combatido por la más pura batalla de las uñas
entre un remolino de pelos que me quiere alzar hasta un ojo divino
no busco cielos ni turquesas ni esa rotundidad inviolable contra la que nada puede el alto grito 

Estoy sentado y humedecido mecido por mis calores
y las aguas traspasan mis oídos traslúcidos           

No aprenderé las palabras que me están rozando              

ni desliaré mi lengua de debajo de mis pisadas 

Pienso seguir así hasta que el agua se alce                    
hasta que mi piel desprendida deje sueltos los ríos

Oh mares que se suceden contra mi cuerpo inmovible
peces espadas y ojos que queman bajo las aguas
si canto pareceré la marea esperada
y asomaré a la playa con la timidez de la espuma




28. Es  hoy Marga Arnedo, recién incorporada al club, quien ha elegido este poema para nuestro deleite  literario y reflexión  vital. Gracias, Marga. Estoy segura de que todos lo disfrutaremos

QUE CUANTOS AÑOS TENGO. JOSÉ SARAMAGO


¿Que cuántos años tengo?
– ¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo,
sin miedo al fracaso o lo desconocido…


Pues tengo la experiencia de los años vividos
y la fuerza de la convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuántos años tengo!
¡No quiero pensar en ello!
Pues unos dicen que ya soy viejo
otros “que estoy en el apogeo”.
Pero no es la edad que tengo,
ni lo que la gente dice,
sino lo que mi corazón siente
y mi cerebro dicte.


Tengo los años necesarios                   


para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero,
para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos.
Ahora no tienen por qué decir:
¡Estás muy joven, no lo lograrás!…
¡Estás muy viejo/a, ya no podrás!…



Tengo la edad en que las cosas
se miran con más calma,
pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.


Tengo los años en que el amor,
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego
de una pasión deseada.
y otras… es un remanso de paz,
como el atardecer en la playa…


¿Que cuántos años tengo?
No necesito marcarlos con un número,
pues mis anhelos alcanzados,
mis triunfos obtenidos,
las lágrimas que por el camino derramé
al ver mis ilusiones truncadas…



¡Valen mucho más que eso!
¡Qué importa si cumplo cincuenta,
sesenta o más! Pues lo que importa:
¡es la edad que siento! Tengo los años
que necesito para vivir libre y sin miedos.
   
 27. ROSA INMUTABLE. FEDERICO Gª LORCA

En esta ocasión el poema esta extraído de la obra de teatro leído con que dimos por finalizado el curso 2014/2015 en el club



“ROSA MUTABILE”                    

Cuando se abre en la mañana,
roja como sangre está.
El rocío no la toca
porque se teme quemar.
Abierta en el mediodía
es dura como el coral.
El sol de asoma a los vidrios
para verla relumbrar.
Cuando en las ramas empiezan
los pájaros a cantar
y se desmaya la tarde
en las violetas del mar,
se pone blanca, como blanco
de una mejilla de sal.
Y cuando toca la noche
blando cuerno de metal
y las estrellas avanzan
mientras los aires se van,
en la raya de lo oscuro,
se comienza a deshojar. 
Federico García Lorca.

Doña Rosita la soltera.



26. RABINDRANATH  TAGORE


 Agradecemos a Lourdes que nos haya acercado a este poeta una de cuyas cualidades es la sugerencia, dice veladamente aquello que no se pone en palabras.

“Por sus versos llenos de belleza, de frescura y de honda sensibilidad, mediante los cuales ha incorporado con habilidad consumada su pensamiento poético…”
Este párrafo forma parte de la moción presentada a la Academia para concederle el Premio Nobel de Literatura.
Leer la obra de Tagore nos revela algo que llevamos dentro y es esa emoción lírica que sentimos ante la belleza.

Lírica breve – El jardinero

“Cuando voy sola, por la noche, a mi cita de amor, los pájaros no cantan, el viento no se mueve, las casas de la calles están a un lado y otro, silenciosas…  
Y mis ajorcas tintinean a cada paso mío. ¡Y me da una vergüenza…!
Cuando, sentada en el balcón, espero, sin aliento, sus pasos, las hojas están mudas en los árboles, el agua está quieta en el río, como la espada en las rodillas de un centinela dormido…   
Y mi corazón palpita, loco. ¡Y no sé cómo callarlo!...
Cuando viene mi amor y se sienta a mi lado, cuando tiembla mi cuerpo y se me cierran los ojos, la noche se oscurece, apaga el viento mi lámpara, las nubes velan las estrellas… 
 
25.Es olvido- Nicanor Parra


Manolo nos acerca a este autor a través de este original poema



Nicanor Parra, chileno, hermano de Violeta Parra, nacido en 1914, contemporáneo de José Donoso, se le considera el creador de la antipoesía. Nació en el seno de una familia muy modesta  y fue gran investigador del arte popular. Es premio Cervantes  de 2011 El poema “Es olvido” pertenece a su libro  “ Poemas y Antipoemas publicado en 1954

“Juro que no recuerdo ni su nombre,
mas moriré llamándola María,
no por simple capricho de poeta:
por su aspecto de plaza de provincia.

¡Tiempos aquellos! Yo un espantapájaros,
ella una joven pálida y sombría.

Al volver una tarde del Liceo
supe de la su muerte inmerecida,
nueva que me causó tal desengaño
que derramé una lágrima al oírla.

Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera!
Y eso que soy persona de energía.

Si he de conceder crédito a lo dicho
por la gente que trajo la noticia
debo creer, sin vacilar un punto,
que murió con mi nombre en las pupilas,
hecho que me sorprende, porque nunca
fue para mí otra cosa que una amiga.

Nunca tuve con ella más que simples
relaciones de estricta cortesía,
nada más que palabras y palabras
y una que otra mención de golondrinas.

La conocí en mi pueblo (de mi pueblo
sólo queda un puñado de cenizas),
pero jamás vi en ella otro destino
que el de una joven triste y pensativa.

Tanto fue así que hasta llegué a tratarla
con el celeste nombre de María,
circunstancia que prueba claramente
la exactitud central de mi doctrina.

Puede ser que una vez la haya besado,
¡quién es el que no besa a sus amigas!
Pero tened presente que lo hice
sin darme cuenta bien de lo que hacía.

No negaré, eso sí, que me gustaba
su inmaterial y vaga compañía
que era como el espíritu sereno
que a las flores domésticas anima.

Yo no puedo ocultar de ningún modo
la importancia que tuvo su sonrisa
ni desvirtuar el favorable influjo
que hasta en las mismas piedras ejercía.

Agreguemos, aún, que de la noche
fueron sus ojos fuente fidedigna.

Mas, a pesar de todo, es necesario
que comprendan que yo no la quería
sino con ese vago sentimiento
con que a un pariente enfermo se designa.

Sin embargo sucede, sin embargo,
lo que a esta fecha aún me maravilla,
ese inaudito y singular ejemplo
de morir con mi nombre en las pupilas,
ella, múltiple rosa inmaculada,
ella que era una lámpara legítima.

Tiene razón, mucha razón, la gente
que se pasa quejando noche y día
de que el mundo traidor en que vivimos
vale menos que rueda detenida:
mucho más honorable es una tumba,
vale más una hoja enmohecida,
nada es verdad, aquí nada perdura,
ni el color del cristal con que se mira.

Hoy es un día azul de primavera,
creo que moriré de poesía,
de esa famosa joven melancólica
no recuerdo ni el nombre que tenía.

Sólo sé que pasó por este mundo
como una paloma fugitiva:
la olvidé sin quererlo, lentamente,
como todas las cosas de la vida”


(De Poemas y antipoemas, 1954)

24. LA VIDA ES SUEÑO




Mariana - a propósito de la lectura del libro “EL corazón de las tinieblas” de  Joseph Conrad en que el mismo protagonista parece  confundir los sueños con la realidad: "Tengo la sensación de estaros contando un sueño, pero inútilmente, porque ningún relato de un sueño puede transmitir la sensación del sueño, ese mezcla de absurdo, sorpresa y aturdimiento en un temblor de rebelión agónica, esa sensación de ser capturado por lo increíble que constituye la esencia de los sueños" - nos presenta este texto inmortal de LA VIDA ES SUEÑO

SEGISMUNDO:

            Es verdad; pues reprimamos
            esta fiera condición,
            esta furia, esta ambición,
            por si alguna vez soñamos;
            y sí haremos, pues estamos
            en mundo tan singular,
            que el vivir sólo es soñar;
            y la experiencia me enseña
            que el hombre que vive, sueña
            lo que es, hasta despertar.

               Sueña el rey que es rey, y vive
            con este engaño mandando,
            disponiendo y gobernando;
            y este aplauso, que recibe
            prestado, en el viento escribe,
            y en cenizas le convierte
            la muerte, ¡desdicha fuerte!
            ¿Que hay quien intente reinar,
            viendo que ha de despertar
            en el sueño de la muerte!
               Sueña el rico en su riqueza,
            que más cuidados le ofrece;
            sueña el pobre que padece
            su miseria y su pobreza;
            sueña el que a medrar empieza,
            sueña el que afana y pretende,
            sueña el que agravia y ofende,
            y en el mundo, en conclusión,
            todos sueñan lo que son,
            aunque ninguno lo entiende.

               Yo sueño que estoy aquí
            de estas prisiones cargado,
            y soñé que en otro estado
            más lisonjero me vi.
            ¿Qué es la vida?  Un frenesí.
            ¿Qué es la vida?  Una ilusión,
            una sombra, una ficción,
            y el mayor bien es pequeño;
            que toda la vida es sueño,
            y los sueños, sueños son.



23. Gloria, quiere dejar una muestra de la celebración del V Centenario del nacimiento de la Santa Castellana, Doctora de la Iglesia,y nos ofrece esta muestra de su extensa obra literaria

“VUESTRA SOY, PARA V0S NACÍ” SANTA TERESA DE JESÚS


Santa Teresa escribe poesías sólo ocasionalmente. Lo hace inspirada en poemas y rimas pastoriles y literarios que aprendió en su juventud cuando también leía libros de caballerías. Muchos de ellos los compone durante los largos viajes a las fundaciones, en los carromatos en que se desplazaban, para animar las largas y monótonas horas.
Las compuso para alegrar la vida de los conventos, pues le gustaba ver a las hermanas contentas.
No se dio mucha importancia estos cortos textos, por lo que deben haberse perdido la mitad de ellos.

Vuestra soy, para vos nací:          
          
¿qué mandáis hacer de mi?
Soberana Majestad,
eterna sabiduría,
Bondad buena al alma mía;
Dios, Alteza, un Ser, Bondad:
la gran vileza mirad,
que hoy os canta amor así:
¿qué mandáis hacer de mi?

 Vuestra soy, pues me criastes,        
vuestra pues me redimistes,
vuestra, pues que me sufristes,
vuestra pues que me llamastes.
vuestra, porque me esperastes,
vuestra pues no me perdí,
¿qué mandáis hacer de mi?

¿Qué mandáis, pues, buen Señor,
que haga tan vil criado?
¿Cuál oficio le habéis dado
a este esclavo pecador?
veisme aquí, mi dulce amor,
amor dulce veisme aquí:
¿qué mandáis hacer de mi?

Veis aquí mi corazón,
yo le pongo en vuestra palma;
mi cuerpo, mi vida y alma,
mis entrañas y afición.
Dulce esposo y redención,
pues por vuestra me ofrecí,
¿qué mandáis hacer de mi?

Dadme muerte, dadme vida;
dad salud o enfermedad,
honra o deshonra me dad,
dadme guerra o paz crecida,
flaqueza o fuerza cumplida,
que a todo digo que sí:
¿qué mandáis hacer de mi?

Dadme riqueza o pobreza,
dad consuelo o desconsuelo,
dadme alegría o tristeza,
dadme inferno o dadme cielo,
vida dulce, sol sin velo,
pues del todo me rendí:
¿qué mandáis hacer de mi?

Si queréis dadme oración;
si no, dadme sequedad,
si abundancia y devoción,
y si no esterilidad.
Soberana Majestad:
sólo hallo paz aquí,
¿qué mandáis hacer de mi?

Dadme pues sabiduría,
o, por amor, ignorancia;
dadme años de abundancia,
o de hambre y carestía.
Dad tiniebla o claro día,
revolvedme aquí y allí,
¿qué mandáis hacer de mi?

Si queréis que esté holgando,
quiero por amor holgar,
si me mandáis trabajar,
morir quiero trabajando;
decid dónde, cómo y cuándo,
decid dulce amor decid:
¿qué mandáis hacer de mi?

Dadme Calvario o Tabor,
desierto o tierra abundosa;
sea Job en el dolor,
o Juan que al pecho reposa;
sea viña fructuosa,
o estéril, si cumple así:
¿qué mandáis hacer de mi?

Sea José puesto en cadena,
o de Egipto adelantado,
o David sufriendo pena,
o ya David encumbrado.
Sea Jonás anegado,
O libertado de allí:
¿qué mandáis hacer de mi?

Haga fruto o no lo haga,
esté callando o hablando,
muéstreme la ley mi llaga,
goce de Evangelio blando;
esté penando o gozando,
sólo vos en mí vivid.
¿qué mandáis hacer de mi?
Vuestra soy, para vos nací:
¿qué mandáis hacer de mi?



    22."¿QUIÉN MENOSCABA MIS BIENES?...",DE                    MIGUEL DE CERVANTES




Es JUAN CUERDA, el máximo fan de Don Miguel de Cervantes, al menos en nuestro Club, quien selecciona este poema

A pesar de no estar considerado como un poeta de primera fila, Cervantes tiene composiciones tan dignas como ésta que incluye en el Quijote y en la que Cardenio,  desde lo más profundo de Sierra Morena, expresa su desesperación amorosa como pocos lo han hecho.Lo canta al inicio del Capítulo XXVII de la Primera Parte.


"¿Quién menoscaba mis bienes?
                       Desdenes.
Y ¿quién aumenta mis duelos?                
                       Los celos.
Y ¿quién prueba mi paciencia?
                       Ausencia.

De ese modo, en mi dolencia
ningún remedio se alcanza,
pues me matan la esperanza,
desdenes, celos y ausencia.

¿Quién me causa este dolor?
                   Amor.
Y ¿quién mi gloria repugna?
                   Fortuna.
Y ¿quién consiente en mi duelo?  
                   El cielo.     
                         

De ese modo, yo recelo                  


morir deste mal extraño,
pues se aumentan en mi daño                    
amor, fortuna y el cielo.                                



¿Quién mejorará mi suerte?
                    La muerte.
Y el bien de amor ¿quién le alcanza?
                    Mudanza.
Y sus males ¿quién los cura?                        


                    Locura.                      



De ese modo, no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son:
muerte, mudanza y locura."

21. Es el segundo poema elegido por Eduardo desde que empezamos esta sección de poemas.Hoy nos trae un texto no tan conocido de uno de los más grandes.

SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR
-10 de noviembre de 1919.Granada-
FEDERICO GARCÍA LORCA


Yo pronuncio tu nombre                       
En las noches oscuras
Cuando vienen los astros
A beber en la luna
Y duermen los ramajes
De las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
De pasión y de música.
Loco reloj que canta
Muertas horas antiguas.

 Yo pronuncio tu nombre
En esta noche oscura
 Y tu nombre me suena
Más lejano que nunca                      
Más  lejano que todas las estrellas
Y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entones
Alguna vez? ¿Qué culpa
 tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma
¿Qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡ Si mis dedos pudieran
Deshojar a la luna !!


20. Juani selecciona este soneto de uno de los grandes escritores en lengua castellana


Si alguien llama a tu puerta

 Gabriel García Márquez




Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
Y algo de tu sangre late y no reposa
En su tallo de agua, temblorosa,
La fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
Te sobra tiempo para ser hermosa
Y cabe todo abril en una rosa
Y por la rosa se desangra el día.
Si alguien llama a tu puerta una mañana
Sonora de palomas y campanas
Y aún crees en el dolor de la poesía.

Si aún la vida es verdad y el verso existe
Si alguien llama a tu puerta y estas  triste,
Abre, que es el amor, amiga mía.

19.Hoy es Auroa Fernández  quien nos trae este Poema de Octavio Paz.


"Esta poesía es una de mis preferidas, aunque el autor no sea de mis personajes, mas queridos y respetados. No obstante espero que siga siendo un referente para las letras hispano-americanas como lo ha sido en el siglo XX
Nació en 1914 en Miscoac,fue poeta,escritor, ensayista y diplomático mexicano.
Premio Cervantes en 1981.Premio Nobel en 1990"

DECIR, HACER. OCTAVIO PAZ


Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido
la poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:

es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es

y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos                                          

tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
las palabras se abren.

18. Pepa, amante de su tierra, nos ofrece un poema de un autor manchego que ya se ha asomado a estas páginas: ISMAEL BELMONTE. Es un soneto que canta a la Mancha.  Seguro que lo leeréis varias veces saboreando su riqueza literaria



ESTO ES LA MANCHA

Tierra, surco, ababol, espiga, pino
Abarca, pellizón, bota, cigarro,
Cingla, losa, mojón, riscazo, barro,
Sabina, matacán, enebro, espino.

Río, charca, carril, senda, camino,
Gavillero, treznal, galera, carro,
Aguaderas, serón, cántaro, jarro,
Merendera, zurrón, alforjas, vino.

Albarda, garabato, esteba, reja,
Azada, celemín, criba, rastrillo,
Centeno, candeal, avena, jeja.

Mechero, pedernal, navaja, nombre,
Candil, vasar, perol, sartén, lebrillo,
Cantarera, pozal, aljibe y HOMBRE


Ismael Belmonte – Albacete, marzo de 1929 / octubre de 1981

17.Aurora tiene razones bien fundadas para acercarnos a la poesía de ISMAEL BELMONTE, ella mismas nos las da:


“Hoy traigo dos poemas de un poeta manchego, Ismael Belmonte, al que los que somos de Albacete conocemos. Yo lo he descubierto de la mano de sus hijos, uno de ellos mi yerno Dávid.

Ismael es un poeta sencillo, de las cosas pequeñas pero también de las grandes. Amante de la naturaleza, de lo rural, de la familia, de los toros, pero sobre todo de la Mancha donde nació y vivió, a la que describe con un gran cariño y con un lenguaje lleno de palabras de nuestra tierra.

En su poesía está presente la generosidad, la amistad, que salen de un corazón apasionado por la vida y a la vez de un espíritu  desprendido de todo, pero que emana ternura.

 He elegido de él dos poemas. Uno muy corto pero que pone claramente de manifiesto el espíritu desprendido al que antes me he referido. Se llama “Todo es mío”. Comienza así: ”Hasta donde la vista alcanza” Este verso es el título de un libro que presentó no hace mucho su hijo Joaquín y que es un diálogo entre el padre y el hijo a través de lo que más aman ambos: la poesía.

El segundo poema lleva por título: “Que nadie me pregunte” Podría decirse  que es una declaración de principios. Aunque tampoco es largo no se pueden decir cosas más bellas en tan reducido espacio.

Espero que a todos los que os acerquéis  a la sección poesía de este blog, os gusten. Ese ha sido mi objetivo al elegirlos además de poder expresar toda la admiración que siento por ISMAEL  BELMONTE”

Aurosa Sánchez Laiseca


TODO ES MÍO

Hasta donde la vista alcanza
todo es mío:
La luz,
el viento,
el vuelo de los pájaros
el verde de los campos
y el rocío.
Lo demás no me importa.
Yo nunca lo he tenido.


QUE NADIE ME PREGUNTE

Que nadie me pregunte por qué escribo versos
ni por qué rompe el ritmo mi vida en mi palabra
Que nadie se me acerque buscando en mis cuartillas
oraciones redondas de espuma de gramáticas.
Que nadie me pregunte qué senda voy buscando
mientras firmo las huellas que dejan mis pisadas.
Que nadie se me acerque, creyendo que respiro
otro aliento distinto  del que mi sangre manda.
Que nadie me pregunte de qué lugar provengo
ni el día en que mis ojos estrenaron el alba.
Que nadie se me acerque pensando que mis manos
no queman por el vicio de apacentar las ascuas.
Que nadie me pregunte, que nadie se me acerque
con la intención vacía del brazo por la espalda,
Yo voy en son de paz y lo único que quiero


es hablar con los hombres desde el balcón del alma

16.Coincidiendo con el centenario de Platero, Abelardo elige este poema del Autor. Disfrutadlo



      REPROCHES

Como el cansancio se abandona al sueño
así mi vida a ti se confiaba...
Cuando estaba en tus brazos, dulce sueño,
te quería dejar...y no acababa...

Y no acababa...Y tú te desasiste,
sorda y ciega a mi llanto y a mi anhelo,
y me dejaste desolado y triste,
cual un campo sin flores y sin cielo!


¿Por qué huiste de mí? ¡Ay quién supiera
componer una rosa deshojada;
ver de nuevo, en la aurora verdadera,
la realidad de la ilusión soñada!

¿Adónde te llevaste, negro viento,
entre las hojas secas de la vida,
aquel nido de paz y sentimiento
que gorjeaba al alba estremecida?

¿En qué jardín, de qué rincón, de dónde
rosalearán aquellas manos bellas?
¿Cuál es la mano pérfida que esconde
los senos de celindas y de estrellas?

¡Ay quién pudiera hacer que el sueño fuese
la vida!, ¡Que esta vida fría y vana
que me anega de sombra, fuera ese
sueño que desbarata mi mañana!


                                               JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

15.  Petri, ha elegido este poema porque, en momentos complicados de su vida,su contenido fue una ayuda para seguir adelante sin rendirse


NO TE RINDAS -Mario Benedetti-

No te rindas, aún estás a tiempo,
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.

No rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros,
y destapar el cielo.

No te rindas, por favor, no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños
.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
porque lo has querido y porque te quiero
porque existe el vino y el amor, es cierto
porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.


No te rindas, por favor, no cedas,
auqnue el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle elviento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero



14. Natalia pone ante nosotros dos sonetos de uno de nuestros más grandes poetas, MIGUEL HERNÁNDEZ. Son poemas tiernos que desde el primer verso conmueven. Disfrutadlos:


Tengo estos huesos hechos a las penas
y a las cavilaciones estas sienes:
penas que vas, cavilación que vienes            
como el mar de la playa a las arenas.

Como el mar de la playa a las arenas,
voy en este naufragio de vaivenes,
por una noche oscura de sartenes
redondas, pobres, tristes y morenas.

Nadie me salvará de este naufragio
si no es tu amor, la tabla que procuro,
si no es tu voz, el norte que pretendo.

Eludiendo por eso el mal presagio
de que ni en ti siquiera habré seguro,
voy entre pena y pena sonriendo



  Te me mueres de casta y de sencilla:

estoy convicto, amor, estoy confeso
de que, raptor intrépido de un beso,
yo te libé la flor de la mejilla.

Yo te libé la flor de la mejilla,
y desde aquella gloria, aquel suceso,
tu mejilla, de escrúpulo y de peso,
se te cae deshojada y amarilla.

El fantasma del beso delincuente
el pómulo te tiene perseguido,
cada vez más patente, negro y grande.


Y sin dormir estás, celosamente,
vigilando mi boca ¡con qué cuido!
para que no se vicie y se desmande.

(El rayo que no cesa, MIGUEL HERNÁNDEZ)

13Antonia se ha fijado en un poema de  Llanos Villar, escritora albacetense. Desde muy joven empezó a escribir poesía. Ha publicado en varios diarios, por supuesto, en los de la Capital. El libro del que está extraída la poesía que sigue es una selección de 253 poemas con un sabor muy “manchego”


MADRE MÍA

Déjame, madre mía, estar contigo
y déjame crecer en tus entrañas,
soy  inocente y débil…
y  no veré tus ojos si me matas…
Déjame estar contigo…
y aunque no me desees, ¡ haz que nazca !
yo haré que TÚ te alegres de tenerme…
¡ No seas TÚ el verdugo de mi alma…!
No me hagas daño, madre, que yo quiero
seguir de TI en el mundo, lo que falta,
que haya un corazón más, que ame a todos
a quien su madre quiso… y él la ama
Quiero ser primavera en un pecho
si el cadalso de tu vientre…¡no me mata!

LLANOS VILLAR

12. En esta ocasión es Susi quien nos presenta un poema del albaceteño Rubén Martín Díaz que ya ha aparecido en esta sección de la mano de Eduardo.
Susi ha elegido esta poesía porque la transporta a su infancia cuando visitaba esa fuente como centro de reunión, relax y diversión campestre con su familia y paisanos en determinadas fechas de interés local.

FUENTE DE LA TEJA

         Cruza mi mano el agua fría y clara
del manantial nacido.

Una teja tumbada boca arriba
soporta el peso
del caño, el deshielo de abril,
y lanza un caño nuevo sobre el charco
cruzado por mi mano.

La espuma blanca
fluye en abiertos círculos
y, por encima,
danzan sombras de algunas ramas
que cuelgan repletas de maduras moras.

Arden, más arriba, las rojas,
nutriéndose en sus bordes
y hasta su mismo centro,
con luz de un sol tardío en vuelo raso.

Mi mano, hecha cántaro de barro,
trae con desmesura, el agua fértil
al inmenso vacío de mi boca:
bebo la sed del manantial nacido,
el alimento de mi tierra hermana.

Qué gozo el agua pura y cristalina
que de la sombra nace
 y en la sombra del cuerpo se me hospeda.

RUBEN MARTÍN DÍAZ



11.Hoy es Carmen Moreno quien ha seleccionado este poema. Lo hace para recordar a su madre a quien se la oyó  tantas veces. Creó un ambiente tan especial en el recitado que hizo volar nuestra imaginación a otros lugares y tiempos.


QUIÉN SUPIERA ESCRIBIR-  CAMPOAMOR -

Escribidme una carta, señor cura.
-Yá sé para quién es.
-¿Sabéis quién es, porque una noche oscura
nos visteis juntos? – Pues.
-Perdonad; mas… -No extraño ese tropiezo
La noche… la ocasión…
Dadme pluma y papel. Gracias; Empiezo:
Mi querido Ramón:
       Estatua en el Parque del Retiro de Madrid
-Querido?… Pero, en fin, ya lo habéis puesto…
-Si no queréis… -¡Sí, sí!
-Qué triste estoy! ¿No es eso? – Por supuesto
-¡Qué triste estoy sin tí!

Una congoja, al empezar, me viene…
-¿Cómo sabéis mi mal?…
-Para un viejo, una niña siempre tiene

el pecho de cristal.
¿Qué es sin ti el mundo? Un valle de amargura.
¿Y contigo? – Un edén.

-Haced la letra clara, señor cura;

que lo entienda eso bien.
-El beso aquel que de marchar a punto
te dí…
 -¿Cómo sabéis?…
-Cuando se va y se viene y se está junto,

siempre… no os afentéis.
Y si volver tu afecto no procura,
tanto me harás sufrir…

-¿Sufrir y nada más? No, señor cura,

¡que me voy a morir!
-¿Morir? ¿Sabéis que es ofender al cielo…
-Pues, sí señor ¡morir!
-Yo no pongo 
morir. - ¡ Qué hombre de hielo!

¡Quién supiera escribir!
¡Señor rector, señor rector! en vano
me queréis complacer,
si no encarnan los signos de la mano

todo el sér de mi ser.
Escribidle, por Dios, que el alma mía
ya en mí no quiere estar;
que la pena no me ahoga cada día…

porque puedo llorar.
Que mis labios las rosas de su aliento,
no se saben abrir;
que olvidan de la risa el movimiento

a fuerza de sentir.
Que mis ojos, que el tiene por tan bellos,
cargados con mi afán,
como no tienen quien se mire en ellos,

cerrados siempre están.
Que es, de cuántos tormentos he sufrido,
la ausencia el más atroz;
que es un perpetuo sueño de mi oído

el eco de su voz…


Que siendo por su causa, el alma mía
¡goza tanto en sufrir!…
Dios mío, ¡cuántas cosas le diría

si supiera escribir!…

10Manolo Jiménez comienza hoy el homenaje a Antonio Machado que, sin duda, continuaremos durante todo este año. Nos ofrece una sentida biografía y el poema “A un olmo seco”



ANTONIO MACHADO (julio 1875 - febrero 1939)

El pasado 22 de febrero se cumplieron 75 años de su muerte. En febrero como Bohumil Hrabal, como Violeta Parra y como otros. No se suicidó como hicieron ellos, aunque, al parecer, sí lo intentó tras la muerte de su esposa. Murió en el exilio, de enfermedad agravada por la pena y la tristeza, pese a ser una persona llena de fe y de esperanza.

“Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá un valor más alto que el de ser hombre Así hablaba el autor por boca de Juan de Mairena, uno de sus personajes más sentidos.

“Es un hombre que camina en silencio, con la mirada profunda, convirtiendo en luz su propia bondad íntima, soñando, como buscando a Dios entre la niebla” Así lo veía Rubén Darío, su amigo y protector.

“Era un hombre desprendido, con el alma desnuda. Pareciera, más bien, como una tristeza que camina” De ese modo lo encontró un día Rafael Alberti.

En 1907 llega a Soria para cubrir durante cinco años su etapa como profesor de francés. Allí dio un vuelco su vida. Como hombre conoció a la que sería su esposa: Leonor Izquierdo, de 13 años. Se casaron cuando ella tenía quince y el treinta y cuatro, y la perdió para siempre en agosto de 1912, apenas cumplidos 18 años.

Como poeta, las altas tierras castellanas produjeron en él una fuerte sacudida, deslumbrándolo primero y transformando profundamente su forma de concebir, de sentir y de expresar su poesía.

En Soria iniciaría sus “CAMPOS DE CASTILLA”,que terminaría posteriormente durante su estancia en Baeza. A esta serie pertenece el poema “A un olmo seco” escrito en mayo de 1912, pocos meses antes de la muerte de Leonor.
En mi primera lectura de este poema no alcancé a verlo más que como un homenaje a la naturaleza y al paisaje castellano. Al leerlo ahora, trasciende no solo la melancolía, la pena y la tristeza del poeta ante la grave enfermedad de su esposa sino la proyección también de un rayo de esperanza:” La espera de otro milagro de la primavera”

      A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas, 
olmo, quiero anotar en mi cartera

la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.



Soria 1912

  9. Mª Joaquina es hoy quien nos acerca a un poeta actual y no muy conocido Rafael Juárez. El poema elegido es:


          LO QUE VALE UNA VIDA

Estoy en esa edad en la que un hombre quiere
por encima de todo ser feliz cada día.
y al júbilo prefiere la callada alegría
y a la pasión que mata, la renuncia que hiere.

Vivir entre las cosas, mientras que el tiempo pasa,
cada vez menos tiempo para las mismas cosas,
y elegir las que valen una vida: las rosas
y los libros de versos, y el viaje y la casa.

Hasta ahora he vivido perdido en el mañana
-seré, seré, decía-o en el pasado- he sido
o pude ser, pensaba-y el mundo se me iba.

Ahora estoy en la edad en la que una ventana
es cualquier aventura, y un regalo el olvido.
ya no quiero más luz que tu luz mientras viva.

RAFAEL JUAREZ

Nació en Estepa( Sevilla) el 18 de agosto de 1956 y es una de las voces más importantes de la poesía actual de su tierra.

 Reside en Granada desde 1972, donde se licenció en Filología Hispánica. Ha desarrollado su actividad como librero, regentando la librería Al Andalus y siendo editor de libros. Actualmente es gerente de la Fundación Francisco Ayala.

En  palabras del propio poeta: “Los autores que han determinado mi gusto literario y también mi imagen de lo que es ser poeta son Antonio Machado, sereno y fundamental; Blas de Otero, variado y conflictivo y Francisco de Aldana, activo y secreto”

Entre sus obras están:
- Las cosas naturales
- La herida
- Lo que vale una vida.
 Su último libro de poemas se titula Medio siglo, editado en 2011


8. Áurea ha escogido una magnífica poetisa que muchos la hemos conocido a través de Mercedes Sosa y su "Alfonsina y el mar" Nos ofrece el poema:


ALMA DESNUDA


Soy un alma desnuda en estos versos,     
Alma desnuda que angustiada y sola 
Va dejando sus pétalos dispersos. 

Alma que puede ser una amapola, 
Que puede ser un lirio, una violeta, 
Un peñasco, una selva y una ola. 


Alma que como el viento vaga inquieta 
Y ruge cuando está sobre los mares, 
Y duerme dulcemente en una grieta. 

Alma que adora sobre sus altares, 
Dioses que no se bajan a cegarla; 
Alma que no conoce valladares                           

Alma que fuera fácil dominarla 
Con sólo un corazón que se partiera 
Para en su sangre cálida regarla. 

Alma que cuando está en la primavera 
Dice al invierno que demora: vuelve, 
Caiga tu nieve sobre la pradera. 

Alma que cuando nieva se disuelve 
En tristezas, clamando por las rosas 
con que la primavera nos envuelve.                    


Alma que a ratos suelta mariposas 
A campo abierto, sin fijar distancia, 
Y les dice: libad sobre las cosas. 

Alma que ha de morir de una fragancia 
De un suspiro, de un verso en que se ruega, 
Sin perder, a poderlo, su elegancia. 

Alma que nada sabe y todo niega 
Y negando lo bueno el bien propicia 
Porque es negando como más se entrega. 

Alma que suele haber como delicia 
Palpar las almas, despreciar la huella, 
Y sentir en la mano una caricia. 

Alma que siempre disconforme de ella, 
Como los vientos vagan, corre y gira; 
Alma que sangra y sin cesar delira 
Por ser el buque en marcha de la estrella.


Esta poetisa argentina nacida en 1892 en Suiza es uno de los iconos de la literatura posmodernista. Con una infancia difícil, con carencias y luego una vida con recurrentes enfermedades, su poesía está impregnada de lucha, audacia, amor y una reivindicación del género femenino.
Los versos de Alfonsina Storni (1892-1938) presentan a una excelente poeta del amor, una mujer valiente que luchó por la igualdad femenina pero que no puede ubicarse en esa corriente feminista beligerante contra el hombre sino en el anhelo de armonizar hombre y mujer.


7. Agripina nos acerca a la poesía de:

Gabriela Mistral (Chile 1889- Nueva York 1957)

Su poesía puede calificarse como modernista, siendo mística, emotiva y centrada en temas cotidianos. Ha sido  traducida a varios idiomas, y muchos escritores latinoamericanos, como Pablo Neruda y Octavio Paz, sintieron su influencia.En 1945 se convirtió en la primera latinoamericana en recibir el Primer Premio Nobel de Literatura, de manos del Rey Gustavo V, de Suecia.

"Desolación", "Besos", "Caricia", "Canción amarga", "Piececitos" y "Dame la mano" son algunas de sus obras fundamentales.
El poema elegido es:

          Dame la mano




Dame la mano y danzaremos; 
dame la mano y me amarás. 
Como una sola flor seremos, 
como una flor, y nada más... 
                                    

   
El mismo verso cantaremos, 
al mismo paso bailarás. 
Como una espiga ondularemos,                                                           
como una espiga, y nada más. 
                                            

Te llamas Rosa y yo Esperanza; 
pero tu nombre olvidarás, 
porque seremos una danza 
en la colina y nada más...                                  
                                                                        
6. Es Lourdes la que hoy selecciona la página poética.
“Del libro de poemas de Jerónimo Pérez “Peregrinaje del alma sola” Nos hizo un regalo de su obra y he querido compartir  este poema con los compañeros del club de lectura

LEVEDAD

Cuando el ruido generoso de la vida
que tú vives,
se te meta muy adentro – hasta dolerte –
cuando busques un remanso
de silencio y de quietudes,
en la paz de las umbrías poderosas,
búscame.

Cuando notes que el enojo colorea
tus mejillas
y las lágrimas acudan a tus ojos
y no tengas un amigo
que te escuche y te comprenda
háblame.

Cuando sientas en tu alma deprimida
que no te aman…
cuando sientas la punzada dolorosa
de la ausencia y necesites
un calor y una caricia
en las auras y en los cierzos que te besan
bésame.

Cuando tengas una pena que te ahogue,
cuando tengas
un suspiro, una añoranza a cada paso
y estés triste… cuando pidas
una voz que te consuele
en las brumas inconcisas del otoño
llámame.

Cuando quieras un amor hecho de auroras
y de brisas…
cuando quieras un amor puro y sereno
de deseos y ansiedades
solamente… sin palabras…
en las nieblas de la noche misteriosa
Ámame…

En las sombras caprichosas de la noche
Quiéreme

JERARPE


5. Isabel nos ofrece este poema de uno de los más grandes poetas españoles. Trata de la gran aspiración humana, la libertad; el autor lo simboliza en una mujer y lo expresa como solo él fue capaz de hacerlo. Unir a la letra la música de Amancio Prada lo hace todavía más hermoso.

"Libre te quiero", Agustín García Calvo

(Zamora, 15 de octubre de 1926 - 1 de noviembre de 2012) Fue  inspiradísimo poeta, metafísico, teólogo, extraordinario traductor, y el más grande tratadista de rítmica, prosodia, métrica y versificación de todos los tiempos.



Libre te quiero,
como arroyo que brinca
de peña en peña.
Pero no mía.


Grande te quiero

como monte preñado
de primavera
Pero no mía.


Buena te quiero,
como pan que no sabe
su masa buena.
Pero no mía.

Alta te quiero,
como chopo que en el cielo
se despereza.
Pero no mía.




 Blanca te quiero,

como flor de azahares
sobre la tierra.
Pero no mía.
Pero no mía
ni de Dios ni de nadie
ni tuya siquiera.





4.En esta ocasión es Gloria quien nos ofrece el poema que ha seleccionado. La autora es Rafaela Lillo Moreno y es de su libro: “La semilla del tiempo” editado en la Colección Torremozas. Madrid 2006.La autora, dedicada a la docencia, ha publicado numerosos poemas y relatos después de jubilarse, recibiendo importantes premios. Cuando le preguntan por cuál de los géneros se inclina, responde: depende del día, de  la hora y del ánimo, pero es algo indiferente. "Me alimenta escribir y eso me basta"

LA AMAPOLA Y EL HOMBRE


Cuando una amapola se deshoja, 
y sus pétalos, ayer rojos de vida,                            
mueren caídos entre trigales, 
la amapola no pena en su destino,                                     
ya que otra idéntica nace,                
antes de llegar la noche,                   
para morir callada al otro día.
Es la ley de la flor,                             
que permite fijar el pensamiento     
en la idea concreta y perdurable     
de rosa,                                              
de violeta,                                                                                 
de amapola.                                                                               


Cuando llega el otoño                      
y, después de una bella agonía de colores, 
pierden la vida las caducas hojas,   
el árbol no se aflige,                                    
soporta incólume la pena,                
y espera mansamente,                      
confiado a su atavismo,                       
el nuevo verdear que ha de cubrir la desnudez 
del tronco y de las ramas.  

    
Pero el hombre sabe qué es ser hombre;
posee el pensamiento de su esencia; 
sabe que no es amapola de un día    
y conoce el dolor del pensamiento     
cuando se enfrenta a la rueda del destino, 
al inquietante magnetismo del mañana.
                                                Es su diversidad,
la vida pertenece a cada uno.
Somos lo que somos:
átomos inmersos en el devenir de un tiempo,
en el ayer que fuimos y en el mañana que seremos,
pero siempre únicos,
distintos,irrepetibles.

 La amapola ha aceptado su inmudable destino;
el hombre día a día lo construye.



3. El tercer poema nos lo brinda Pepa Sirvent. Como uno de los grandes que es, KAVAFIS, nos lleva con su poesía hasta donde cada uno sea capaz de llegar.

  VIAJE A ÍTACA



KONSTANTINO KAVAFIS – (Alejandría 1863-1933) ÍTACA   

                                   
Si vas a emprender el viaje a Ítaca,


pide que tu camino sea largo,


rico en experiencias, en conocimiento.


A Lestrigones y a Cíclopes,


al airado Poseidón nunca temas,


no hallarás tales seres en tu ruta


si alto es tu pensamiento y limpia


la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.


A Lestrigones y a Cíclopes,


ni al fiero Poseidón hallarás nunca,


si no los llevas dentro de tu alma,


si no es tu alma quien ante ti los pone.


Pide que tu camino sea largo.


Que numerosas sean las mañanas de verano


en que con placer, felizmente


arribes a bahías nunca vistas,


detente en los emporios de Fenicia


y adquiere hermosas mercancías,


madreperla y coral, y ámbar y ébano,


perfumes deliciosos y diversos,


cuanto puedas invierte


en voluptuosos y delicados perfumes;


visita muchas ciudades de Egipto


y con avidez aprende de sus sabios.


Ten siempre a Ítaca en la memoria.


Llegar ahí es tu meta.


Más no apresures el viaje.


Mejor que se extienda largos años;


y en tu vejez arribes a la isla


con cuanto hayas ganado en el camino,


sin esperar que Ítaca te enriquezca.


Ítaca te regaló un hermoso viaje.


Sin ella el camino no hubieras emprendido.


Más ninguna otra cosa puede darte.


Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.


Rico en saber y en vida, como has vuelto,


comprendes ya qué significan las Ítacas.


(Traducción de José María Álvarez)
 2.JUAN CUERDA, siguiendo el ejemplo de Eduardo, trae a esta página otro poeta local,fallecido hace unos años y sólo conocido en el círculo de sus amigos: 
César Aguilar GarridoAmén de una entrañable  amistad nos unía la afición al teatro y la devoción por el Quijote. He aquí como César expresaba  esta última:

 DON QUIJOTE


En libros, ocios, sueños y quimera
Cuajó  mi sinrazón y mi locura,         
y el aire seco de una tierra dura
reblandeció mi crédula sesera.


Fue desfacer entuertos mi bandera,
Fe, Valor, Hidalguía, mi aventura;
jamás vicio  empañó mi alma pura
ni follón malandrín mi honor torciera                   


 De la Mancha me soy, muy recia tierra,
- enjuta sencillez, límpido acento -
y arde un sol de justicia en mis entrañas.


que contra el mal me aprieta en dura guerra,
pues no en vano, en el mío latir siento
el noble corazón de las Españas.

SANCHO PANZA


Pobre nací, señor, ese es mi sino

y nada sé de estirpes ni blasones,
ni Amadises, Rolandos y Crestones
que paréceme os traen tan sin tino.


 Antes que de holandas y sábanas de lino
 sé de estameñas, jumentos y gasones
 y aunque ayuno en latines y sermones,
sé llamar pan al pan y vino al vino.


 Sancho me llamo y bástame con eso
Y aún no nació quien me la dé con queso.
Más, a fuer de quien soy, sabedlo agora:

 mi nobleza es, señor, ser vuestro amigo,

Y honrado estoy- que Dios es mi testigo-
en ser vuestro escudero, en buena hora



1. La Primera aportación la hace EDUARDO ATIENZAR. Nos ofrece un poema de un autor albaceteño, Rubén Martín Díaz, poseedor ya de varios premios entre otros el Adonais de 2009.Podeis ampliar información sobre él en su propio Blog: La pluma de barro

                                   PEQUEÑAS HOGUERAS


                                      

           " Con qué dolor la noche se ha cuajado de estrellas
        y es cántaro de luz recién parida
        rebosando en su cauce. 

        Como copos de nieve en la enramada  

        de un bosque impenetrable de hayas negras,
        así titilan
        los cuerpos
        de estos pequeños soles.

        De alguna forma- piensas- están ahí por ti,

        existen, porque tú las miras,
        relumbran porque beben
        del agua de tus ojos.

        La misma imagen nunca se repite:

        son otras las hogueras que mañana  
        habrán de dar su luz
        al vasto océano del cielo,
        sólo si tú las miras"             

                 

 RUBÉN MARTÍN























































                                                                          



1 comentario:

Anónimo dijo...

Cada vez me gusta más este blog, ¡cómo te lo curras Isabel! Muchissssmas gracias. Gloria